Cuando deseas algo de verdad, se dan las circunstancias que te ayudan a conseguirlo - Blog Aprende Marketing Online

Cuando deseas algo de verdad, se dan las circunstancias que te ayudan a conseguirlo

¿No es curioso que cuando deseas algo de verdad, se dan las circunstancias que te ayudan a conseguirlo?

 

Me refiero a imágenes, hechos, citas, personas, libros, noticias en prensa o televisión, que hacen que eso que tanto deseas en tu mente, no puedas olvidarlo, y se termine materializando.

Ahora, claro está, tiene que ser algo que tengas en tu mente, algo que quieras conseguir, por lo que estés muy motivado, y lo desees de verdad, no me refiero a deseos pasajeros y que en nuestro yo interior lo dejamos olvidado pues debido a nuestros paradigmas mentales, pensamos que jamás lo podremos tener, que no nos lo merecemos, que eso no es para nosotros.

Me refiero a cosas que en cierto modo sí las vemos alcanzables, y esto hace que pensemos continuamente o muy a menudo en ello.

 

Es curioso, de alguna forma u otra, la conseguimos. Podemos tardar más o menos a lo largo de nuestra vida, pero sí, lo terminamos consiguiendo.

¿Por qué digo esto? Porque el mundo está lleno de personas que consiguen un trabajo nuevo, cambiar de trabajo, comprar una casa, comprar un coche, hacer algún viaje, estudiar una carrera, etc. es decir, cosas que entran dentro de lo que conocemos “normales”.

Pero…

¿No te has preguntado que lo que es normal para el 95% de la población mundial es equivalente a lo que montar grandes empresas, tener bienes inmuebles alquilados, más de un coche, incluso un barco, viajar mucho por el mundo, etc, supone lo “normal” para el otro 5% de la población?

Esta es la diferencia, como ellos lo ven normal, aunque aún no lo tengan, y no creas que no tienen que luchar para conseguir las cosas al igual que el 95% lucha por conseguir lo que para ellos es normal.

 

¿Por qué no empiezas a pensar que sí es normal que tu puedes tener una gran y exitosa empresa?

 

¿Que tu puedes tener ese maravilloso y lujoso vehículo que tanto te gusta? ¿Que puedes vivir en esa vivienda soñada, en la zona en la que tu realmente sueñas con vivir?

 


He escuchado no se a quien, que…

 

“Si Existe, Se Puede Soñar y Se Puede Tener”

 

Por tanto, no pensemos que sólo las personas que tienen relativa fortuna pueden conseguir ciertas cosas, no es verdad, “si existe, se puede tener”, entonces, ¿por qué no aplicas la misma actitud y energía que usas para conseguir las cosas que tu supones como que sí son “normales”, con las que si sueñas, pues todos soñamos, y que aunque ahora no son las cosas normales para ti, si son las “normales” para cierto grupo de la población que se han educado con otros paradigmas mentales sobre el dinero, la gente rica, y la libertad financiera?

 

ESTA ES LA CLAVE:

Aunque sean cosas que ahora piensas que no son normales, ponlas en tu mente, de forma continua, con la misma energía y pasión que la que ya has puesto en otras cosas que si ya has conseguido en tu vida.

Si te paras a pensar, muchas personas de tu entorno no disponen de esa o esas cosas, piensa:

¿Qué tienes tu que tus amigos o familia no tienen y les gustaría tener? seguro que tienes algo, y seamos de miras más amplias, y pensemos también en habilidades personales adquiridas con esfuerzo, con constancia, hábito de estudio y mucha práctica, para llegar a ser tan hábiles en esa cosa, sea la que sea.

Que quieres pensar en algo material, perfecto, el dinero es bueno, bueno no, buenísimo, pues con el dinero se pueden hacer cosas maravillosas, no solo para ti y tu familia, para los demás también.

Si tienes tus necesidades básicas cubiertas, ayudar a otras personas es mucho mucho más fácil, y la gratificación personal que da saber que puedes hacer eso, tampoco tiene precio, y este, este en concreto, es el sueño de muchas personas que conozco, incluido el mío, ganar dinero para vivir bien, tener libertad financiera y tiempo libre, y disponer del dinero suficiente, para ayudar a personas que lo necesiten de verdad, con iniciativas, a nivel local, o en terceros países, no importa.

Y uno se pregunta, ¿y cómo es posible que esta persona haya conseguido eso, llegar ahí? Las respuestas que suelo escuchar en la mayoría de las personas que me rodean son: “se le veía venir”, “esta persona sirve para eso”, “ha tenido suerte” incluso he llegado a escuchar: “seguro que ha robado, o ha hecho algo malo o engañado a alguien”.  Lo que te quiero decir, es que quienes usan estas expresiones, habrían dicho de estas personas, antes de conseguir el éxito en sus vidas: “va, si no es nadie”, y si esas personas les hubieran contado sus sueños, al volverse, habrían dicho: ¡ja, ¡que se cree!, ¿que va a llegar a ser alguien en la vida? ¡si ahora es un muerto/a de hambre! ¿quien va a querer si quiera ayudarle tal como está? 

¿Te suenan estas expresiones? Quizás las has escuchado tu también, incluso usado en alguna ocasión.

¿A caso no te gustaría a ti conseguir tus sueños? ¿tan poco crees en ti mismo, que los ves tan inalcanzables? podrías plantearte hacer amistades nuevas en tu vida, amistades con éxito, con resultados del tipo de resultados que quisieras para ti, aprender de ellas, y modelar lo que hacen, su forma de trabajar, que habilidades técnicas tienen y tu no, pues apréndelas, es decir, modelarles a tu persona, a tu ser y tu carácter, a quien tu eres para no perder nunca tu esencia, tu ser.

Te hago otras dos preguntas para reflexionar:

 

1.- ¿Estás dispuesto a pasar por el proceso de cambio personal y emocional necesario al igual que han hecho estas personas, que de la nada, ahora son ellos mismos, en su plenitud y que viven la vida como la quieren vivir?

2.- ¿O eres tan flojo, estás tan acomodado en tu falsa zona de confort, que ni si quiera eres capaz de mirar mas allá y ver que ahí fuera hay algo más que no conoces?

 

 

Con esta publicación pretendo despertar conciencias como hicieron conmigo y me recuerdan cada día en mis cursos y mis lecturas, pues recaer, volver a sentir miedo, y volver a pensar que no puedo, es muy fácil, debido a nuestro entorno cercano, por lo menos el mío, ya que no es nada pro-activo, y aunque tenía sueños de pequeña y en la universidad, al terminar mi carrera universitaria, incorporarme al mercado laboral, estos poco a poco se esfumaron, y fíjate, ya tengo 43 años, y doy gracias a Dios, o al Universo, como tu lo quieras llamar, por haber conocido personas desde entonces que me han ido ayudando a cambiar mis paradigmas mentales.

¡Claro!  ¿si no, como crees que sería capaz de hablarte así? Me considero una transgresora y una luchadora, aunque como mujer casada y madre, viviendo en un pueblo pequeño, en cierto modo tengo que guardar las formas, mi espíritu se siente cada vez más y más libre.

Me digo a mi misma muchas veces ¡qué loca! y otras me digo: “¡te falta más locura, libérate, disfruta, relájate!”

 

Estoy encantada con mi forma de pensar,  cada día soy más responsable con mis actividades diarias, las que me están ayudando a conseguir mi libertad en todos los niveles de la palabra libertad, y el Universo, está disponiendo que todo lo que quiero, lo voy consiguiendo, y si algo no lo consigo es porque me digo, bueno, mas adelante, ya vendrá, y esa no es la actitud adecuada, hay que luchar, y hacer las cosas como si fuese el último día. De hecho, la expresión:

 

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”

 

 deberíamos grabarla a fuego en nuestras mentes.

 

Incluso mis hijos me contestan cuando les indico que realicen cualquier cosa: “luego lo hago ó  mañana”, y si les reto, me contestan, “me da igual”. ¡Uy! ¡qué peligro! ¡tan pequeños, 5 y 10 años y respondiendo así! ¿cómo crees que pueden ser el día de mañana? la respuesta es “indiferentes” que es lo que la sociedad está inculcando en nuestra mente. ¿No es una pena?

La inexistencia de lucha y superación en la sociedad es algo generalizado, y por tanto, cuando alguien quiere salir de ahí, se le critica, machaca, agacha…

Mi responsabilidad cómo madre es inculcarle los valores que yo estoy adquiriendo, para que sean personas de otro sentir, de respeto a los demás, y lo más importante, a sí mismos.

Pero ahora, tras estos años de demostrar con mi día a día, que quiero otra vida para mí, que quiero otro estilo de vida, que quiero conseguir mis sueños, ya no solo noto que no me machacan psicológicamente, si no que además, me apoyan, me ayudan en lo que en su forma y sus medios pueden. ¡Creedme! ¡es alucinante! el cambio interior provoca con el tiempo cambio en los que te rodean, y es maravilloso.

 

 

Ya sabes, si te ha gustado lo que has leído:

1. Deja tu comentario, nos encantaría leer tu opinión y contestarte si procede.

2. Comparte en tus redes sociales favoritas.

3. Suscríbete abajo a nuestra newsletter, y recibirás diariamente todas las publicaciones de mi blog en tu bandeja de correo.

Y Gracias, pues escribir y sindicar cada publicación requiere de tiempo, y valoro muchísimo que tu dediques tu tiempo, tan valioso, a leer lo que escribo, gracias de corazón.

 

admin
 

>